La joven dominicana Rosabel Franchesca Cáceres Gervacio tenía pautado salir del país por el vuelo 104 de la aerolínea Tuifly Belgium, con destino a Bruselas, Bélgica por el Aeropuerto Internacional de Punta Cana (AIPC).

Todo iba bien hasta que la joven empezó a ponerse nerviosa y a sudar frío, esto “puso chivos” a las autoridades, quienes notaron en ella un perfil sospechoso. La joven fue revisada y en su cuerpo no encontraron nada.

Sin embargo, posteriormente fue conducida a la oficina del CICC-AIPC, donde le fue requisada una mochila de color negra, en presencia del Magistrado  Procuradora Fiscal de la Provincia La Altagracia, Lic. JORGE LUIS AMADOR CASTILLO y cuando abrieron la mochila: Bingo! Seis paquetes de un polvo blanco presumiblemente Cocaína y/o Heroína, con un peso aproximado de 6.700 Kgms.

La joven fue detenida y se encuentra bajo investigación de la DNCD y la Procuradora Fiscal, a fin de dar continuidad al caso, por violación a la ley 50-88, de la DNCD.

La cara de la joven lo dice todo, es muy duro en este momento querer darle para atrás al tiempo, saber que lo que ella llevaba ahí no era harina para hacer pan dominicano en Bruselas y pensar en los años de cárcel que podrían cantarle por el hecho.

El primer consejo es no incurrir en este tipo de hechos y no se lleven de que otros pasaron, no se lleven de que todos los equipajes no son revisados, todo eso es verdad, pero no les garantiza que van a pasar bien, no condenen su vida y no desperdicien su juventud por un momento y por querer ganar dinero de manera incorrecta.

Ahora la pregunta que yo siempre me hago ¿Y los cabezas los agarran? ¿Y los casos sonoros que nosotros hemos conocido y publicado aquí, se saben quienes son los que proporcionan la droga o se queda el problemas nada más con las mulas? Yo creo que si sabemos lo que se mueve ahí, nos da un infarto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here