Santiago. La muerte del estudiante Albert Vásquez, atropellado por un delivery que circulaba en su motocicleta en vía contraria, ha creado consternación en el colegio Padre Fortín, donde cursaba el segundo grado del bachillerato

Vásquez, de 15 años, se dirigía a practicar futbol cuando fue arrollado por el motorista, aún sin identificar por las autoridades, cuando se desmontaba de un vehículo en la avenida Juan Pablo Duarte.

En la funeraria Blandino donde era velado, tanto maestros como alumnos se colocaron una cinta negra en señal de dolor.

Ayer la dirección del colegio Padre Fortín decidió suspender la docencia, debido a la consternación vivida por parte de los padres y los compañeros de docencia.

Señala elCaribe que Vásquez fue descrito como un buen estudiante y un entusiasta del deporte que soñaba con el fútbol.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here