Telegram irrumpió en nuestras vidas a finales de 2013, con una aplicación que quería destronar a WhatsApp como la más usada en el mundo al mejorarla en todos los aspectos.

Cada año, Telegram ha ido añadiendo multitud de funciones hasta convertirse en, probablemente, la mejor aplicación de mensajería del mundo, de la que WhatsApp copia muchas funciones. Sin embargo, ¿cuál es más segura, Telegram o WhatsApp?

Según las últimas cifras oficiales de marzo de 2018, Telegram tiene 200 millones de usuarios, y la cifra actualmente podría ser perfectamente de 250 millones. WhatsApp, por su parte, al ser la primera en llegar, cuenta con 1.500 millones de usuarios según las últimas cifras publicadas en enero de 2018, y la cifra podría estar muy cerca ya de los 2.000 millones.

Como vemos, WhatsApp es al menos 7 veces más grande que Telegram en cuanto a usuarios se refiere, pero eso no implica que sea más segura. WhatsApp fue la primera en llegar, y muchos usuarios son reacios a cambiar de aplicación a pesar de que una sea mejor que la otra. Al final, siempre recurres a WhatsApp para hablar con alguien de primeras, ya que quien tiene Telegram también usa WhatsApp.

El cifrado: Telegram y WhatsApp cifran mensajes, pero ¿cuál los cifra mejor?

Hasta abril de 2016 había una respuesta muy clara: Telegram. Hasta esa fecha, WhatsApp no implementaba ningún cifrado en las comunicaciones, de tal manera que alguien conectado a nuestra red WiFi podía ver todo lo que escribíamos y enviábamos a través de la app móvil, e incluso podía modificar los paquetes para enviar otros mensajes.

Telegram incluyó el cifrado desde el principio, de tal manera que nadie podía interceptar los mensajes entre medias. WhatsApp se vio obligada a hacerlo porque tanto Telegram como Signal se estaban postulando como alternativas seguras. A partir de ahí, han ido copiando multitud de funciones (al igual que Telegram ha hecho), como los stickers, GIFs, gestos, enviar cualquier tipo de archivo, y otras muchas.

Sin embargo, hay diferencias entre el cifrado de cada una. WhatsApp usa el mismo sistema de Signal, que cifra los mensajes de punto a punto. Así, los mensajes se cifran en el dispositivo que lo origina, y se descifran en el que recibe el mensaje, de manera que nadie puede interceptarlos en el camino para leerlos.

En el caso de Telegram, utilizan el protocolo propietario MTProto, donde los mensajes normales se cifran entre el cliente y el servidor, y es en los chats secretos donde aplica el cifrado de punto a punto con claves privadas, como hace Telegram en todos sus chats. Este sistema es, al final, igual de seguro para los usuarios, ya que Rusia ha intentado bloquear la app en el país por no haberle cedido Pavel Durov las claves de cifrado que usan.

Además, Telegram usa una combinación de AES de 256 bits, RSA de 2048 bits e intercambio de claves Diffie-Hellman, que recibió en

A pesar de ello, el hecho de usar un protocolo propio cuya seguridad no haya sido analizada de manera pública puede dar lugar a encontrar vulnerabilidades que aprovechen los atacantes, aunque el único casi conocido donde se ha vulnerado su seguridad fue un estudio de hace ya años y ya se subsanó. Por su parte, tampoco se sabe qué datos comparte WhatsApp con Facebook, por lo que hay dudas en ambos casos.

Protección de los chats en el móvil

WhatsApp está probando actualmente la posibilidad de proteger el acceso a los chats mediante lector de huellas. En la actualidad no hay ningún método de protección para éstos, mientras que en Telegram sí que podemos poner un código de acceso, aunque no huella. De momento gana Telegram, pero WhatsApp le adelantará cuando introduzca la compatibilidad con la huella.
En cuanto a la verificación en dos pasos, ambas aplicaciones cuentan con la función.

WhatsApp usa los números de teléfono;
Telegram cuenta con nombres de usuario

A la hora de añadir a una persona en WhatsApp, necesitamos sí o sí su número de teléfono, que es el identificador único de cada cuenta. En el caso de Telegram, podemos dar el número o nuestro nombre de usuario en caso de no querer dar nuestro teléfono, lo cual favorece más la privacidad y la seguridad.

Los chats de WhatsApp pueden ser accedidos por terceros si usas copias de seguridad

Usar Telegram en PC es muchísimo más cómodo que con WhatsApp, ya que los mensajes se sincronizan con la nube independientemente del dispositivo desde el que estemos usando la app. Con WhatsApp, todo gira con respecto al móvil, y éste puede estar “durmiendo”, los mensajes tardan en mandarse, se desconecta, etc.

Esto genera un problema clave en los chats. Mientras que los de Telegram están siempre cifrados en la nube de Telegram, los de WhatsApp no. WhatsApp usa Google Drive para la copias de seguridad de los chats, y esos archivos no están cifrados. Lo que está cifrado es lo que Google almacena en la nube, pero en el caso de que las autoridades se lo pidieran, Google podría entregar las claves de cifrado de esos chats y dárselos. Con Telegram no hay ninguna duda: nadie puede acceder a esos chats gracias al cifrado; ni siquiera la propia Telegram.

Telegram además introdujo hace unos días una función muy curiosa: la posibilidad de borrar unilateralmente todo el historial de mensajes que se tiene con una persona para no dejar rastro. Al tener ya casi seis años a sus espaldas, puede que haya mensajes de hace años que puedan usarse en tu contra. De esta forma, a no ser que alguien haya descargado el chat, nadie podrá usarlos en tu contra. E incluso descargándolos, éstos pueden modificarse y pueden no ser válidos.

Permisos: ambas apps requieren casi los mismos

En cuanto a permisos, encontramos que WhatsApp y Telegram necesitan casi los mismos para funcionar, con la ventaja de que Telegram no necesita el de los SMS si elegimos que nos envíen el código a través de otra sesión de Telegram que tengamos abierta (por ejemplo en el PC). El único permiso obligatorio es el del acceso a los contactos, y el resto son opcionales, como el de almacenamiento, cámara, micrófono o ubicación.

Otras funciones: Telegram tiene muchos “secretos”

Más allá del cifrado o poder proteger los chats, tenemos que Telegram permite opciones adicionales en los chats secretos, como poder usar el teclado en modo incógnito para que no recopile datos de uso, o la protección ante capturas de pantalla. Además, Telegram recopila menos metadatos que WhatsApp (supuestamente), ya que WhatsApp obtiene datos como historial de uso, dirección IP, desde qué operador te has conectado, ubicación, etc. Esto ya entra más en el campo de la privacidad que el de la seguridad, pero son aspectos a tener en cuenta.

Conclusión: los chats de WhatsApp son más seguros, pero eso no significa que los de Telegram no lo sean

El hecho de que todos los mensajes de WhatsApp estén cifrados de punto a punto es una muestra de que nadie va a poder interceptarlos. En el caso de Telegram también son seguros, pero están cifrados entre el servidor y el usuario, teniendo que recurrir a los chats secretos para algo que WhatsApp ofrece en todos los chats. El problema es que, si Telegram ofreciera esto en todos los chats, éstos no estarían disponibles en todas las plataformas.

Por ejemplo, si enviamos un mensaje secreto de nuestro móvil a otro móvil, ese chat no podemos verlo desde el ordenador, ya que la clave de cifrado solo está disponible entre los receptores. En el caso de WhatsApp, los mensajes ya descifrados se mandan por HTTPS al navegador web o al ordenador. y te avisa en el móvil cuando hay una sesión activa en otro dispositivo: algo que no ocurre con Telegram.. Esto ofrece otra ventaja para Telegram, ya que permite editar los mensajes en lugar de solo eliminarlos como permite WhatsApp.

Si sacrificamos esta función, tenemos que Telegram es mejor a cambio de ofrecer la comodidad de usarlo en cualquier plataforma. Si solo lo usas en el móvil, WhatsApp es más seguro.