Un tribunal chino condenó a muerte hoy  a un segundo hombre canadiense por tráfico de drogas, provocando una dura reacción del ministro de Relaciones Exteriores de Canadá, en medio de tensiones diplomáticas entre Ottawa y Pekín.

Un tribunal de la provincia sureña de Guangdong condenó a Fan Wei (nombre en mandarín del acusado canadiense) y a otros 10 individuos, entre ellos un estadounidense y cuatro mexicanos, como parte de un grupo internacional dedicado al narcotráfico que operaba en la ciudad de Taishan entre julio y noviembre de 2012.

Fan y un hombre chino que desempeñó un papel clave en las operaciones fueron sentenciados a muerte, indicó el tribunal de la ciudad de Jiangmen en un comunicado.

«La cantidad de drogas vendidas y fabricadas fue extremadamente grande y los delitos fueron extremadamente graves», dice la declaración.

El grupo produjo y vendió 63,4 kilos de metanfetamina y 366 gramos de dimetilamina, un medicamento que se usa para el trastorno por déficit de atención con hiperactividad, pérdida de peso y para mejora del rendimiento deportivo, según el dictamen del tribunal.

Los otros extranjeros fueron condenados a pena de muerte bajo suspenso, sentencias que normalmente se transforman en cadena perpetua después de dos años. El resto de los implicados sufrieron penas de prisión diversas.

Los reos tienen 10 días para apelar la sentencia.

La ministra de Relaciones Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, dijo que su gobierno está «muy preocupado».

«Canadá se opone firmemente al uso de la pena de muerte en cualquier parte del mundo», dijo a periodistas.

China y Canadá mantienen tensas relaciones diplomáticas tras el arresto en Vancouver de una alta ejecutiva del gigante de las telecomunicaciones chino Huawei. La ejecutiva, Meng Wanzhou, tiene pendiente una solicitud de extradición de Estados Unidos, en un caso de presuntas violaciones de sanciones a Irán.

En represalia, China detuvo a dos canadienses por supuesto espionaje.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here