Alianza País comunicó su oposición absoluta, a que previo a la celebración del proceso electoral en curso, se convoque la Asamblea Nacional para modificar Constitución de la República como actualmente pretende la facción del presidente Danilo Medina.

“Bajo la excusa de unificar las elecciones municipales, congresuales y presidenciales se pretende manosear de nuevo el texto constitucional para habilitar por segunda vez a Danilo Medina y suprimir el “nunca jamás” que le impide una nueva postulación a la presidencia de la República”, según el comunicado.

Alianza País afirmó que reformar la Constitución para rehabilitar a Danilo Medina es la reiteración de la nociva práctica de modificar la Carta Magna para satisfacer apetencias personales, igual que hicieron a lo largo de nuestra historia, Pedro Santana, Buenaventura Báez, Lilís, Horacio Vásquez, Trujillo, Balaguer, Leonel Fernández y el propio Danilo Medina en el 2015.

Alianza País aseguró que rehabilitar a Danilo Medina significa postularlo ya, como candidato a la presidencia de la República en el 2024 y por tanto fortalecerle como jefe de facción y extenderle su poder de control, más allá del 2020, sobre las instituciones conformadas por leales suyos para garantizarle impunidad.

“La rehabilitación de Danilo Medina significa hundir aún más la ya precaria institucionalidad democrática del país y abrirle nuevas posibilidades al continuismo del peledé en el poder”.

Alianza País deja constancia “que toda alianza con la facción de Danilo Medina para modificar la Constitución y rehabilitarlo constituye un acto de traición a las justas aspiraciones de la ciudadanía de sacar al PLD del poder y hacer el cambio democrático”.

El partido llamó a todos los sectores políticos, sociales y ciudadanos a unir fuerzas y accionar, para juntos rechazar e impedir una nueva modificación de la Constitución para la rehabilitación de Danilo Medina.

Alianza País informó que es partidaria de que cualquier reforma constitucional debe realizarse luego del actual proceso electoral y mediante una constituyente electa por voto popular para que asegurar así que el nuevo texto constitucional sea el resultado de la participación ciudadana y expresión de sus aspiraciones de democracia, justicia social, transparencia, soberanía, y nunca más, de los intereses de una facción oportunista superpuesta a la nación, las instituciones y las leyes.