Juan Mercado

El dominicano Ketel Marte es uno de los jugadores de mayor talento y crecimiento en los últimos años en las Grandes Ligas.

En esta campaña buscaba consagrarse como la principal figura de Arizona y lo hizo muy bien en abril, cuando arrancó bateando como se espera.

En los primeros seis juegos bateó para .462 (26-12), con seis extrabases (2 jonrones y 4 dobles) y cinco remolcadas, pero el 7 de mayo se lastimó la corva derecha tratando de llegar quieto a la primera base, teniendo que salir hasta el 19 de mayo. En 12 juegos durante mayo mientras regresaba a su forma habitual apenas promedió para .244 (41-10), con un cuadrangular, un doble y seis remolcadas.

En junio, cuando ya estaba recuperado, volvió por sus fueros al batear .412 (68-28), con ocho tubeyes, un jonrón en 19 juegos.
Sin embargo, el 26 de junio el tendón de la corva izquierda le molestó y tuvo que ausentarse hasta el 1 de agosto.

Cuando retornó siguió bateando, al promediar en agosto .325 (77-25), con 12 extrabases (ocho dobles, un triple y tres jonrones), con 11 remolcadas en 20 juegos. En los 57 partidos que ha podido participar, Ketel presenta números excepcionales, ya que durante la primera mitad bateó para .370 (135-50), con 13 dobles, cuatro vuelacercas y 21 impulsadas en 37 juegos.

En la segunda mitad lo hace para .325 (77-25), con ocho tubeyes, un triple, tres jonrones y 11 empujadas en 20 partidos.

En general, Marte llegó a la jornada de ayer con promedio de .354 (212-75), con 21 dobles, siete jonrones y 32 remolcadas en 57 juegos.

Aunque nadie tiene una “bola mágica” para saber cómo iba a ser finalmente la temporada de Ketel, lo cierto es que con lo poco que ha jugado ha presentado destellos de ser un gran bateador y que la excelente temporada que tuvo en 2019, cuando fue titular en su primer Juego de Estrellas, no fue casualidad.

Ese año logró sus marcas personales de promedio (.329), jonrones (32), dobles (36), y empujadas (92), porcentaje de embasarse (.389), slugging (.592) y OPS (.981).

— publicidad —